Jugando a las matemáticas

Buscas alternativas de aprendizaje de matemáticas?. Aquí encontrarás herramientas e ideas para que jugando a las matemáticas puedas facilitar su entendimiento.

Es común que cuando empezamos a involucrarnos en las matemáticas llegue un punto en el que nos parece algo tedioso e inlcluso nos demos por vencidos. Esto ocurre por la falta de motivación y propósito que propiciamos al solo dedicarnos a resolver problemas sin ser aplicados en algo más tangible.

Es precisamente por esta razón que en este espacio nos vamos a dedicar desarrollar ideas con las cuales podamos cambiar de una vez por todas la forma en la que vemos las matemáticas. Para ello y jugando a las matemáticas a través de ejemplos y ejercicios que propongan el uso del razonamiento para encontrar su solución y promuevan el pensamiento lateral.

Cuantos 9 encontraremos si pasamos las hojas de un libro de la 1 al 100?.


Por otro lado si prefieres respetar la semántica para justificar tu respuesta quizás llegaste a esta conclusión.

Realmente esta no es una pregunta tan complicada o con mucho que pensar, sin embargo podemos transformarla en una estrategia para que jugando mejoremos la calidad de nuestras clases.

En es te punto se puede dividir en equipos y después hacer la pregunta, pero con la diferencia de que esta vez vamos a poner un limite de tiempo para que bajo presión traten de encontrar la solución.

 

SE PUEDE APRENDER JUGANDO A LAS MATEMÁTICAS?

Por supuesto que si es posible aprender jugando a las matemáticas, para ello debemos buscar actividades de apoyo a las clases del día a día, las cuales tienen como objetivo proponer ejercicios a los cuales se les pueda dar solución usando como medio las matemáticas, solo que esta vez será con un enfoque divertido, interesante y más importante aún practico.

Para comenzar a entender de lo que estamos hablando vamos a proponer algunas ideas de juegos en los que deberemos ocupar el conocimiento de las matemáticas que tenemos. No es necesario ser un prodigio, sino que se trata de aplicar dicho conocimiento de manera razonada y dirigida.

Empecemos con un poco de humor para eliminar el estrés.

- Que personaje histórico tiene nombre de fracción?


- Señor, usted a cometido una falta matemática?
- Si, así es y lo asumo
- Bueno yo lo arresto.